El líder de la Comunidad islámica catalana: “Nos matan en nombre de nuestra religión”

Barcelona,19 de Agosto de 2017,elindependiente,Ana Cabanillas

El teléfono de Mohamed El Ghaidouni no para de sonar. El presidente de la Unión de comunidades islámicas de Cataluña atiende a los medios por teléfono desde Marruecos, donde este jueves le sorprendieron los atentados de Barcelona y Cambrils. No le tiembla el pulso a la hora de condenar “la matanza y la barbarie” perpetrada en nombre de su religión, y explica la delicada situación que vive la comunidad musulmana, víctima estos días de una doble condena, la de quienes “secuestran” sus creencias para justificar los ataques, y la de quienes caen en esa trampa y les identifican con el extremismo yihadista.

El Ghaidouni manda un mensaje hacia dentro y hacia fuera. Porque el terrorismo yihadista no sólo apunta a la sociedad occidental, sino que se dirige especialmente a la comunidad musulmana. “El objetivo de los terroristas es dividir, hacer ver que o eres musulmán de una determinada forma y vives en paz, o no lo eres y vives en el infierno”.

La comunidad musulmana se ha sentido en primera línea en los atentados”

Pregunta.- ¿Cómo ha vivido la Comunidad musulmana las últimas horas?

Respuesta.- La comunidad musulmana de Cataluña y los musulmanes de Cataluña han vivido estos atentados de la misma manera que todos los ciudadanos de Cataluña y España, con la diferencia de que la comunidad musulmana se ha sentido en primera línea, porque cuando unos atentados como estos se llevan a cabo en nombre de tu propia religión ya puedes imaginar el peso que cae. Nuestra religión está en contra de cualquier incidencia como esta. Es una religión de paz, y luego vienen unos extremistas y cometen actos bárbaros en nombre de esta religión. No puedo describir este sentimiento. Los hechos nos han sobrepasado y estamos todavía en shock.

P.- ¿Están utilizando la religión en su nombre?

R.- Tienen a nuestra religión secuestrada para justificar sus hechos, porque no tienen dónde agarrarse. Lo que tenemos que hacer es luchar por liberarla de este secuestro y que se haga ver que nuestra religión no tiene nada que ver con la violencia ni la barbarie. Esta gente está intentando justificar las matanzas en nombre de la religión e intentando hacer ver a la sociedad que la religión musulmana legitimiza estos ataques. Nuestro trabajo es demostrar que no es cierto. Pedimos a los ciudadanos que tengan en cuenta esto, que separen a los bárbaros de los creyentes.

P.- ¿Cómo se acaba con este “secuestro”?

R.- Mediante estrategias bien planteadas, desde el ámbito educativo hasta el resto de los campos. La pregunta es por qué estos jóvenes de forma gratuita se lanzan a los brazos del terrorismo. Son jóvenes que han crecido en una sociedad occidental, moderna, que han estudiado en escuelas europeas y al final ha sido muy fácil su lanzamiento al extremismo. ¿Por qué? Es una pregunta que debe hacerse toda la sociedad, no sólo la comunidad musulmana, porque la respuesta debe ser consensuada y relacionada con áreas como la religión, la inmigración y la juventud. El trabajo que debe realizarse tiene que hacerse desde muchos enfoques y debemos participar todos: Administración, asociaciones de inmigración y comunidad musulmana. Sin este trabajo conjunto, no va a ser posible la liberación de este secuestro.

Los jóvenes deben poder ser musulmanes y europeos a la vez”, apunta El Ghaidouni

P.- ¿Tiene que ver con la integración?

R.- Cuando se tata del Islam la mayoría de creyentes ha venido de la inmigración, pero las generaciones nuevas han nacido aquí y no es un problema de integración, sino de identidad, que radica al nivel educativo. El trabajo tiene que dejar atrás conceptos como la integración e investigar las nuevas identidades europeas, que a día de hoy son identidades múltiples. Hay que ver cómo podemos adecuarlas, y dejar a nuestros jóvenes sentirse europeos y al mismo tiempo sentirse musulmanes. El sentimiento de ser musulmán conduce a una marginación, a vivir a la deriva de la sociedad, y ahí está nuestro trabajo. Hablamos de algo en lo que entra también el factor emocional y la frustración; no hablamos de un problema de integración sino de una crisis identitaria.

P.- ¿Qué les diría a quienes perpetran ataques en nombre de su religión?

R.- Como musulmanes no tenemos nada más que expresar nuestro rechazo y condena a estos hechos. Entre los miembros de la Comunidad musulmana siempre insistimos en que la religión aquí está en un segundo lugar. La religión es algo íntimo de las persona y tenemos que preocuparnos de lo común, de los valores universales que nos unen dentro de la sociedad catalana y española. Todos como ciudadanos tenemos que velar por estos valores y facilitar la convivencia. La división religiosa está un segundo plano y tenemos que visibilizar los valores de nuestra religión, que puedan unir a la sociedad y no separarla.

P.- ¿Estos atentados contribuyen al repunte de la islamofobia?

R.- Actos como estos atentados ponen en riesgo esta convivencia en la que todos trabajamos. No todos los miembros de la sociedad tienen tan claro que la gente que mata en nombre del Islam está equivocada. No todos saben que una cosa es la religión y otra la barbarie, la matanza y el extremismo. No todos los ciudadanos tienen esa capacidad para diferenciar estos dos aspectos. Siempre decimos que hay que diferenciar.

Todos debemos estar unidos para ponernos frente a esta gente y luchar contra ellos”

P.- ¿Cómo queda en riesgo esta convivencia?

R.- El objetivo de los terroristas es dividir, hacer ver que o eres musulmán de una determinada forma y vives en paz, o no lo eres y vives en el infierno. Es lo que quieren hacer ver a la comunidad musulmana: que no hay paz sin hacer lo que ellos están haciendo. Nuestro llamamiento va dirigido a que no crean en estas posturas. Todos somos ciudadanos y debemos estar unidos para ponernos frente a esta gente y luchar contra ellos. Si caemos en la trampa, ahí es donde tenemos el riesgo.

P.- ¿Se sienten en el punto de mira?

R.- La comunidad musulmana se siente amenazada por este mensaje que quiere apartarlos del resto de la sociedad. La comunidad no quiere que el resto de la ciudadanía la culpabilice por el hecho de ser musulmanes. Los ciudadanos tienen que diferenciar entre los que matan, el terrorismo, y la religión. Los primeros afectados en número y afectados son los musulmanes. Donde hay más muertos en nombre de esta religión es en países musulmanes. Los mas afectados somos nosotros, que nos están matando como musulmanes en nombre de nuestra propia religión. La lucha es de todos los ciudadanos, no de nosotros o de vosotros, sino de todos lo que creemos en la libertad. Tenemos que unirnos como ciudadanos para poner fin a esta lucha y que esta gente se entere de que entre nosotros no tienen sitio. Juntos podemos hacerlo.

P.- ¿Tienen esperanza en conseguirlo?

R.- Nuestra esperanza es la esperanza de esa sociedad. Siempre hemos mostrado nuestras ganas de implicarnos en todo proceso de lucha contra el terrorismo. Lo sabe la Administración, los Mossos, la Policía Nacional… Saben que la mayoría de los musulmanes quieren que esta gente desaparezca de nuestra sociedad y nos dejen vivir en paz.