El rey de España tiende la mano a los musulmanes

Madrid, 02 de febrero 2017 ,(© TSA),Por Ignacio Cembrero.

El gobierno español ha sido uno de los aliados europeos de los EE.UU., más cauteloso en sus comentarios sobre las iniciativas anteriores de Presidente Donald Trump. El rey de España, Felipe VI tiene, sin embargo, hizo este jueves, 2 de febrero, un gesto hacia los musulmanes que recibe por primera vez en escuchar sus representantes en el Palacio de la Zarzuela.

Acompañado por la Reina Letizia, el monarca se dirigió a Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España, y otros seis miembros que lo componen. Se refirió a los derechos que tienen los musulmanes en España, insistiendo en la necesidad de poner en práctica todos los días, de acuerdo con aquellos que tomaron parte en la reunión. "Él era muy cariñoso con nosotros", dice uno de los invitados en el palacio real.

"El rey hizo un gesto hacia el mundo musulmán en una tormenta desencadenada por Trump", según el periódico electrónico Voz Populi que resume la opinión generalizada de la prensa española. La audiencia fue, sin embargo, espera que antes de que el nuevo presidente se afianza, el 20 de enero en la Casa Blanca.

El gobierno español tiene la intención de él como un gesto hacia los musulmanes y otras religiones minoritarias, principalmente protestante. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, anunció en enero que estarían en condiciones de financiar a través de la declaración de impuestos sobre la renta a sus seguidores a como lo hacen los católicos de largo. Cuando cumplen su declaración de que puedan dedicar el 0,7% de sus impuestos a la Iglesia Católica. La mayoría de los contribuyentes españoles no lo hacen.

Musulmanes, según andalusí Observatorio, un centro de estudios que fundaron, 1,9 millones en España, es decir, el 4% de la población. En Francia son casi un 7%, según las estimaciones más fiables. Los expertos españoles en la demografía, sin embargo, creen que esta cifra es algo exagerado porque la crisis económica, que ha afectado a España a partir de 2008, provocó la salida de decenas de miles de ellos. La gran mayoría de los musulmanes en España son los marroquíes o de origen marroquí y están muy por detrás de los pakistaníes, argelinos, nigerianos, etc.

Los representantes musulmanes siempre están invitados a las celebraciones oficiales, asistido por el jefe de Estado, pero nunca se habían recibido hasta el momento para el palacio. Las otras dos denominaciones religiosas minoritarias, Judios y protestantes, los cuales también firmó acuerdos con el Ministerio de Justicia español en 1992, se hicieron hace mucho tiempo a la Zarzuela, sede de la Casa Real.