Iglesia católica, musulmanes y judíos defienden la laicidad del Estado, la educación religiosa y la igualdad de la mujer

MADRID,20/02/2019,(EUROPA PRESS)

El cardenal y arzobispo emérito de Barcelona Lluis Martínez Sistach, el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, y el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) han defendido el Estado laico que reconoce la cooperación con las confesiones, han subrayado la importancia de la educación religiosa contra los extremismos y han reivindicado la "igualdad" entre hombre y mujer.

Así lo han manifestado este miércoles 20 de febrero los representantes de las tres confesiones en un Foro de Encuentros Interdisciplinares sobre Derechos Humanos y Libertad Religiosa, organizado por la Fundación Pablo VI, que ha tratado sobre 'Derechos Humanos y Libertad Religiosa'.

Los tres participantes han coincidido en que en la actualidad en el mundo existe "demanda" de religión. "El siglo XXI es el siglo de manifestar la religiosidad", ha declarado Riay Tatary. "Esto choca en nuestra Europa occidental, parece que esto no sea aquí, pero sí", ha subrayado el cardenal Sistach, mientras Isaac Querub ha precisado que si no es tan evidente esta demanda es porque "los que se oponen a la religión suelen hacer más ruido que aquellos que viven de manera pacífica su espiritualidad".

En cuanto a la situación de las confesiones en España, los representantes de las tres confesiones han valorado de manera positiva la Constitución de 1978 que garantiza la aconfesionalidad del Estado y prevé relaciones de cooperación con la Iglesia católica y el resto de religiones. Así lo ha expresado el cardenal catalán, que ha defendido la "laicidad positiva y abierta". "Lo contrario pasa factura", ha subrayado.

"La referencia a la Iglesia católica no nos ha molestado, es un hecho la mayoría católica", ha indicado Isaac Querub, para añadir que los judíos están "encantados" con la Constitución de 1978 porque "consagra el principio de libertad religiosa".

En esta línea, Tatary ha agregado que la aconfesionalidad "positiva" del Estado les ha permitido llegar a acuerdos que han puesto "en pie de igualdad" a las confesiones. El problema, según ha precisado es que falta "desarrollar" estos acuerdos y hacerlo rápido porque "el mundo va mucho más deprisa que el legislador español".

Para Sistach, esta "lentitud" puede deberse a falta de "interés" o incluso a que "la administración no siempre se acuerda de que hay unos acuerdos" firmados con la Iglesia católica, los musulmanes, judíos y evangélicos. En este sentido, ha recomendado al resto de confesiones que entreguen una copia de los Acuerdos a las administraciones.

Según ha indicado Querub, la gente está "habituada" a que España sea católica y "es difícil hacer pensar a los funcionarios que hay judíos y musulmanes" también. "Chocamos con la ignorancia, la inoperancia y los prejuicios", ha denunciado, a lo que el cardenal Sistach ha respondido que también ellos. "Pues si ustedes chocan con ello", ha apostillado Querub.

Por su parte, la directora general de Relaciones con la Confesiones del Ministerio de Justicia, Ana Gallego, que se encontraba entre el público, ha intervenido para subrayar que "la libertad religiosa se proclama desde el Estado" y que la labor de este es "crear las condiciones" para tender hacia "la máxima igualdad posible" entre las confesiones, desde la "neutralidad".

LA CLASE DE RELIGIÓN

Tras debatir sobre el modelo de "laicidad positiva" del Estado, Riay Tatary ha introducido en el debate la importancia de la clase de religión islámica para que los niños entiendan bien el Islam y no caigan en manos de fundamentalismos. "Nosotros tenemos que defender la formación correcta, pero ¿cómo lo hacemos si el colegio no atiende la demanda de religión islámica?", se ha preguntado.

El letrado del Tribunal Supremo, Raúl Cancio, encargado de moderar el debate, ha puesto de relieve que en el Alto Tribunal cada quince días examinan doctrina del Tribunal de Estrasburgo y se han dado cuenta de que cada vez se suscitan más cuestiones sobre el derecho a la libertad religiosa y de conciencia.

En España, Querub ha precisado que hay asuntos que todavía están reivindicando como el tema de los días festivos, ya que a veces los fieles judíos o musulmanes se encuentran con exámenes de oposiciones que se celebran coincidiendo con sus días de descanso, el viernes en el caso de los musulmanes o el sábado en el caso de los judíos.

UNA CULTURA QUE "VALORE" A LA MUJER

Preguntados por la situación de inequidad de la mujer y sobre cómo pueden impulsar las religiones una sociedad más igualitaria, los representantes de las tres confesiones se han posicionado a favor de la igualdad entre hombre y mujer y de una cultura que "valore" a la mujer.

"Hombre y mujer son iguales en dignidad. Hay que dar formación a todos los ciudadanos de valorar a la mujer para evitar todos los problemas que tienen actualmente las mujeres", ha subrayado el cardenal Sistach, al tiempo que ha defendido la labor "magnífica" de la Iglesia con las mujeres. Además, se ha preguntado: "Si mandaran en los Estados las mujeres ¿habría tantas guerras?".

Por su parte, Tatary ha asegurado que la postura de la creencia islámica es que "hombre y mujer son iguales ante Dios" y ante todas las personas y ha reconocido que entre las "generaciones nuevas nacidas en España", las mujeres cada vez "destacan más".

Para Querub, es un tema de educación: "No se puede prescindir de la mitad de la población, hombre y mujer son iguales en derechos y obligaciones, aquellos que hacen diferencias no tienen razón". Precisamente, ha destacado que, en el judaísmo, salvo en la parte ortodoxa, la mujer puede ejercer de rabino.