III Conferencia Mundial en Madrid sobre la contribución de las Religiones a la paz

Madrid,05/11/2018,islamedia

Lunes, día 5 de noviembre se inauguró  en Madrid la III edición de la Conferencia Mundial sobre la contribución de las Religiones a la paz y a la Concordia, impulsada por la Fundación Evsen.

En esta tercera cita participaaron líderes y dirigentes de las tres grandes religiones monoteístas. Entre otros el Arzobispo de Madrid, cardenal Osoro, Sheik Ul Islam, Allahshukur Pashazade, Presidente de los Musulmanes del Cáucaso, Slomo Amar, Gran Rabino de Jerusalén, los cardenales Ernest Simoni y el Gran Muftí Shawki Allan, Policarpo Metropolita de la Iglesia Ortodoxa de España y Portugal, y Mahmoud Al Habbash, Presidente consejero para Asuntos religiosos de la Autoridad Nacional Palestina.

En la apertura del foro también ha intervenido el secretario de Estado de Justicia, Manuel Dolz, que ha acudido en el lugar de la ministra Dolores Delgado. Dolz ha destacado el "enorme potencial" de las religiones para "contribuir a la construcción de la paz y la concordia".

Además, ha defendido el derecho a la libertad religiosa y ha subrayado que "el respeto a las minorías en general y a las minorías religiosas en particular es presupuesto indispensable de la convivencia pacífica que no puede sino descansar en la tolerancia, el respeto y el reconocimiento del otro".

Durante la jornada, también ha intervenido el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary, y ha instado a las distintas confesiones a "librarse del fanatismo y de la ignorancia religiosa que daña a los propios fieles de cada confesión" y a edificar en su lugar "las bases del amor" sobre "las reglas de la justicia y la equidad". Otra necesidad "emergente", ha añadido, es "cuidar las raíces" de su fe "común". 

Mientras, el rabino principal de la Comunidad Judía de Madrid, Moshe Bendahan, ha indicado que aunque cuando se habla de paz puede parecer "una utopía", en realidad, "la paz, la fraternidad y el amor es posible". 
En la misma línea, el Metropolita de la Iglesia Ortodoxa de España y Portugal, Policarpo, ha apostado por buscar la "sinfonía" en las relaciones entre el Gobierno y las religiones sin caer en un "laicismo excluyente" pero "tampoco en un confesionalismo fundamentalista".