La CIM pide a Pedro Sánchez solucione el conflicto con los profesores de religión

Madrid,08 de octubre de 2019, melillahoy.es

Califican de “falta de decoro y buenas formas con los agentes sociales” que se anuncien despidos y reducciones de horarios

La Comisión Islámica de Melilla (CIM), a través del Ministerio de Educación, traslada una carta al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al que pide solucione el problema generado este curso con los profesores de religión islámica y católica, que han visto o reducidos sus horarios laborales o sufrido despidos sin haber sido avisados con anterioridad, tanto ellos como los agentes sociales. La CIM entiende que lo ocurrido, “si no es de cuestionable legalidad, sí al menos es una falta de decoro”.

Mohamed Ahmed Moh, representante de la Comisión Islámica de Melilla (CIM), se desplazó hace unos días a Madrid para entrevistarse con representantes del Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) al objeto de exponer el malestar generado en los docentes, pero en especial entre los padres de alumnos, los cambios decretados en la asignatura de religión sin previo aviso.

Carta
En esta reunión, Ahmed Moh hizo entrega de una carta en la que se pide al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, su mediación en este asunto, al objeto de buscar una solución cuanto antes.
“Me dirijo a V.E. para solicitar su intervención ante el Ministerio de Educación en una cuestión que consideramos, si no de cuestionable legalidad, si al menos de falta de decoro y buenas formas con los agentes sociales”, indica el escrito.

Comenzado el curso escolar, los profesores de religión tanto islámica como católica, “se han visto sorprendidos con despidos, algunos, y reducción de jornada laboral otros; todo ello sin previo aviso ni notificación a los distintos sindicatos de la ciudad”, explica la misiva de la CIM.

“Por si esto no fuera suficiente, en el caso de los profesores de enseñanza religiosa islámica es más incomprensible si cabe, ya que además de redundar en el incumplimiento de los acuerdos de la Comisión Islámica de España con el Estado”, denuncia. Lo ocurrido “mantiene a una mayoría de alumnos musulmanes sin el derecho de elegir el tipo de educación, y se retrocede en cuanto que alumnos que disfrutaban de ese derecho se ven privados del mismo por la referida decisión”.

“Entendemos -prosigue la carta- que si el gobierno quiere cambiar su política en materia de enseñanza religiosa, esta entidad está dispuesta a participar en cualquier diálogo, desde sus posibilidades y lugar que le corresponde, lo que no es óbice para que el gobierno cumpla con sus acuerdos”, finaliza.