La Comisión Islámica de España quedó excluida de las consultas para la ley integral contra la discriminación

Madrid,07 MAYO, 2019,SalamPlan,MARIA TORRENS

El máximo órgano de representación musulmana ante la Administración en España no fue invitado a participar en la elaboración de la Ley Integral para la Igualdad de Trato y contra la Discriminación, que quedó en trámites en la pasada legislatura y se espera aprobar próximamente. Así lo asegura el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, a Salam Plan en esta entrevista. Y ello a pesar de que hay entorno a dos millones de musulmanes en el país y el 43% de ellos son españoles.

Por otra parte, Tatary espera que se corrijan los fallos terminológicos cometidos en el temario sobre terrorismo en España, que el Gobierno quiere introducir el curso que viene en los institutos y advierte de que -en caso necesario- estaría dispuesto a llevarlo a los tribunales, aunque su intención primordial es dialogar. En una unidad didáctica hecha pública a finales de 2018 se afirma erróneamente, por ejemplo, que el terrorismo de Daesh o Al Qaeda responde a una interpretación «ortodoxa» del islam, como denunció Salam Plan con las voces de destacados expertos. Entonces, la Conferencia Episcopal pidió en este medio que se consultara a los representantes de la comunidad musulmana antes de abordar términos religiosos en este temario.

Las puertas de la Mezquita Central de Madrid (Abu Bakr), en pleno barrio madrileño de Tetuán, están abiertas de par en par. Aquí está el despacho del presidente de la Comisión Islámica, que atiende a Salam Plan para hablar de la situación actual de los musulmanes en España con motivo del Ramadán, el mes sagrado del islam que acaba de comenzar en plena época postelectoral y preelectoral a su vez. No hablará de partidos políticos concretos.

Reivindica que los musulmanes forman «parte de la base amplia de la sociedad que está construyendo esta convivencia sana y pacífica en España». Y subraya que la norma suprema que obedece la comunidad musulmana es la Constitución, como ya manifestó en un comunicado antes del 28-A. Lo volverá a decir en esta ocasión antes siquiera de que la periodista llegue a plantearle una pregunta:
“Trabajamos dentro de la Constitución española. Yo, personalmente, estuve consultado en el texto constitucional y formé parte también de la primera ley de libertad religiosa, que ha sido un éxito en su momento y sigue vigente. La Constitución es la Carta Magna nuestra, la que ampara a todos por igual (…). Estamos viendo también que todo el mundo puede hablar, no le falta nada para expresar lo que siente, pero dentro de lo que es el orden público general”.

¿Teme que el nuevo espectro del Congreso de los Diputados pueda dar lugar a más odio contra los musulmanes?

Hay una confusión. Los musulmanes aquí los están pintando como si fuese gente ajena a la sociedad. Ahora casi el 45% de los musulmanes son españoles: pueden ser hijos nacidos aquí, también hay nietos y por Canarias hay una migración antigua, hay cuatro generaciones. Por lo tanto, yo creo que muchos políticos ignoran la realidad de los musulmanes. Somos parte total de la sociedad nuestra y formamos parte de ella en todos los aspectos.

A los políticos los votan los ciudadanos. ¿Qué diría a los ciudadanos que temen o desconfían de sus conciudadanos musulmanes?

Están cometiendo un error tremendo, porque nosotros estamos construyendo la convivencia. A veces lo hacemos nosotros solos. Ahora hay bases bastante amplias de la sociedad civil que defiende esta convivencia y nosotros, desde luego, formamos parte de esta base amplia, la que está construyendo esta convivencia sana y pacífica en España.

Como imán de la primera mezquita construida en España, en la que nos encontramos, ¿qué diría que es ser musulmán?

Es una persona que puede compartir la vida de los demás, construir el país donde esté por recomendación, primero religiosa y luego ya por necesidad lógica de convivir con los demás. No hay un país en el mundo ahora que no tenga su propia comunidad islámica. No importa el carácter del país; puede ser monárquico, puede ser república, cualquier tipo. Y los musulmanes, sean mayorías o minorías, saben convivir con los demás.
Muestra de ello, es la larga trayectoria. Se ha usado la religión musulmana, la religión católica, se ha usado todo, se ha “malusado”, pero desde luego la religión no tiene nada que ver con esto. Islam, como indica la propia [palabra], es paz y no puede ser el nombre y los valores suyos que reivindican la paz, y luego ejercen la violencia.

“Los musulmanes formamos parte de la base amplia de la sociedad que está construyendo esta convivencia sana y pacífica en España”

¿Qué valores destacaría que tienen en común los musulmanes y los cristianos?
Hay muchísimos, porque las tres religiones abrahámicas [judaísmo, cristianismo e islam] somos primos hermanos. Por eso es fácil acercarnos y trabajar juntos.
Por ejemplo, la fraternidad humana es un valor. Hay un concepto muy importante: los judíos reclamaban siempre la justicia como un valor esencial para la vida; los cristianos, el amor, a través de Jesús, etcétera; los musulmanes, la misericordia. Si juntamos las tres cosas y trabajamos con ellas, son los valores que pueden respaldar perfectamente la vida nuestra.
Ha mencionado la “fraternidad humana”, que es precisamente el título que le dieron el Papa Francisco y el Gran Imán de Al Azhar, máximo referente académico del islam suní, hace poco a un documento que firmaron ambos para llamar al diálogo y al entendimiento.
Nosotros hemos trabajado siempre reivindicando este acercamiento, porque tanto católicos -que son muchos en el mundo- como musulmanes -que son muchos-… si crean entre ellos un acercamiento y un trabajo común, yo creo que va a dejar su huella inmediatamente en toda la humanidad. Porque prácticamente son la mitad de la humanidad.
El documento, a mi juicio, es un documento totalmente acertado, con todos los valores que tiene. No entra en los conflictos, sino en lo que nos une, lo que hace posible el trabajo común. Proteger la tierra nuestra, defender los derechos humanos necesita el esfuerzo de todas las religiones. Lo más importante [es] emprender el camino para poder llegar a buen puerto.
Parte de ese camino se podría decir que es la Ley Integral contra la Discriminación, que ya está en trámite, y que el gobierno que se formará en las próximas semanas espera poder aprobar en la próxima legislatura. ¿Pudieron ustedes participar en ese proceso?
No nos lo han propuesto. Nosotros siempre hemos pedido una participación. Últimamente no hemos tenido acceso. Yo creo que a través del pacto de convivencia hemos logrado algo, hemos apoyado también la idea. Vamos a ver cómo sale.
Si no han podido participar en el proceso, ustedes como Comisión Islámica de España, que representan a los dos millones de musulmanes aquí, ¿qué cuerpo le deja eso?
Como hay unos plazos, parece que lo dejan para “luego, luego”. En el caso de la reforma de la Ley de Educación sí hemos participado. Pero parece que, no sé si el encargado de esta ley… no sé.

¿Pero ustedes sí que han pedido explícitamente poder participar y no ha podido ser?
Siempre hemos pedido participar. Y creo que siempre podemos aportar ideas, podemos aportar nuestra visión al respecto.
“Nosotros siempre hemos pedido una participación. Últimamente no hemos tenido acceso”
También quedaron excluidos de la preparación de las unidades didácticas sobre terrorismo que quieren introducir el curso que viene en los institutos. En apariencia, si se habla de terrorismo, ustedes no tendrían por qué opinar. Lo que pasa es que se meten en términos como “terrorismo islamista” y dicen que es una interpretación “ortodoxa” del islam el “yihadismo”. ¿Qué van a hacer ustedes al respecto, con unos términos que destacados expertos juzgan erróneos?
No nos hemos enterado, sino por la prensa.

Por Salam Plan. ¿Y desde entonces han hablado con el Ministerio del Interior o de Educación, que son quienes lo llevan?
Anteriormente con el Ministerio del Interior, cuando han puesto la estrategia [antiterrorista dada a conocer como “pacto antiyihadista”], yo me quejé [de estos términos]. Cuando hablé con los responsables dijeron: “No, no, no, es que son los periodistas”. Digo: “No, ustedes lo tienen en la página oficial: el imán y la mezquita”. ¿Eso qué quiere decir? Que todo se vierte sobre el islam y sobre los musulmanes. Y nosotros estamos defendiendo con todos los medios que tenemos. No estamos usando nada jurídico de momento, pero si nos obligan, lo tenemos que hacer.

Lo que sucede es que ahora son textos educativos que van a llegar a nuestros chavales a los institutos, que dicen cosas como que el “yihadismo” es una interpretación “ortodoxa” del islam, y con “yihadismo” se refiere al terrorismo de Daesh o de Al Qaeda.

Esto lo hemos dicho hasta la saciedad, de verdad. Me acuerdo de cuando usaron el término “islamista”, incluso lo modificaron, hasta le dieron una interpretación nueva en el diccionario de la Real Academia, que no existía. Todo esto, estamos luchando ahora para cambiarlo.

El islam es un nombre muy querido. Lo que nosotros estamos intentando [es] trabajar en colaboración con los que nos comparten las ideas y creo que, poco a poco, lo vamos a lograr. A pesar de que hay una presión -parece- de alguien o de alguna institución determinada, que impone unos términos determinados, como por ejemplo el “yihadismo”.
Yihad es un esfuerzo personal y colectivo para superarte, tanto en lo religioso como en la vida en general. Entonces darles… “porque lo usan ellos”, dicen. ¿Y por qué ustedes no lo han usado con ETA u otras organizaciones terroristas? No veo justicia en esto.
“Hay una presión -parece- de alguien o de alguna institución determinada, que impone unos términos determinados, como por ejemplo el ‘yihadismo’ (…). No estamos usando nada jurídico de momento, pero si nos obliga, lo tenemos que hacer”
Señor Tatary, pero lo que me sorprende es que esto se supo a finales del año pasado y desde entonces no ha tenido oportunidad de hablar con quienes se están encargando de esto a pesar de ser el representante del máximo órgano de los musulmanes establecido por las leyes españolas.
De verdad que no tuve… Yo siempre estoy muy cerca, especialmente con la Administración estamos muy, muy cercanos. Y cualquier cosa que quieren, inmediatamente atendemos.
¿Ustedes específicamente les han dicho “queremos hablar con ustedes sobre esto”?
No, porque prácticamente hubo este periodo de tiempo… todo el mundo está…
Con la campaña electoral. ¿Y ahora?
Vamos a ver. Yo he enviado la carta al presidente felicitándole el cargo y deseándole aciertos en todas las tareas que le incumben. Yo tengo mucha amistad con mucha gente del Partido Socialista, del Partido Popular, de todos, prácticamente. Son muchos años.
Voy a intentar trabajar con ellos, a ver si es posible llevar la tarea adecuadamente.
“Voy a intentar trabajar con los representantes políticos, a ver si es posible llevar la tarea [del temario sobre terrorismo en España] adecuadamente”
Desde la Comisión Islámica de España han convertido en objetivo prioritario que todos los alumnos musulmanes puedan tener acceso a clases de religión islámica en los centros públicos, de acuerdo con la ley. Aún así sigue habiendo muchas dificultades.
Tenemos bastantes dificultades. Hace dos años las autonomías ya empezaron a atendernos. Hemos firmado un convenio con Extremadura. Con Castilla y León no hubo falta [SIC], porque ya el mismo convenio estatal lo han asumido tal cual, igual que Valencia y Castilla La Mancha. Veo ahora más disponibilidad.
Lo que hace falta, es que no nada más la cúpula de la Administración, sino que la dirección [del centro educativo] -a la hora de la matrícula- facilite este formulario para poner la equis donde la petición [para recibir esas clases]. Esto es el eslabón más importante, porque si no, no figura en las actas de las consejerías [la demanda] de los alumnos musulmanes. No echo toda la culpa a la Administración, pero éste es un eslabón muy importante.
“Hace falta que la dirección del centro educativo -a la hora de la matrícula- facilite este formulario para poner la equis donde la petición para recibir las clases de religión islámica”
[Una visita vuelve a interrumpir -entre numerosas llamadas a la puerta y llamadas de teléfono- la entrevista y Riay Tatary tiene que atender brevemente a esta persona para otro papeleo]. Visto este jaleo, que me dice que no tienen presupuesto suficiente para tener personal que le ayude en tareas administrativas…
Lo único que tengo es éste señor, el que está llevando una tarea dificilísima, especialmente administrativa. Por ejemplo, ahora en este mes hemos hecho 280 y tantos expedientes para traer a imanes durante el mes de Ramadán. Con lo que lleva de trámites, de llamadas, de consulados, etcétera. Se queda al final del día. No es igual que cualquier trabajador. Está sufriendo, está sacrificando. En vez de yo contestar al teléfono, por ejemplo, tiene que haber una persona encargada de esto. Contestar al correo electrónico…
Pero tiene subvenciones.
Sí, simplemente para cuatro personas que tenemos para toda España.
Y hablando de marcar una equis… ¿cree que les ayudaría tener la opción de marcar con una equis la casilla en la declaración de Hacienda, igual que sucede con la Iglesia Católica?
Nosotros lo hemos presentado en 1999, una solicitud. Había un vacío legal para desarrollar[lo]. La Enseñanza se ha desarrollado y costó también años para luego firmar un convenio. Pasará igual, porque los evangélicos lo intentaron y se quedaron tres/ cuatro años trabajando en el tema y luego la contestación, no hay argumento legal para poder construir sobre él.
Me decía que ahora, con motivo del Ramadán, hace falta traer a casi 300 imanes de otros países. ¿Por qué?
Es precisamente, porque la lectura del Corán necesita a gente joven que domine la lectura coránica. Aquí no disponemos todavía de este número. Hay imames, por ejemplo, pero no tienen la voz adecuada, porque es casi una hora de lectura pública. Por eso, durante este mes hacen la labor suya y [luego] vuelven a su país de origen.
¿Y de qué países vienen mayoritariamente?
Mayoritariamente, de Marruecos y de Mauritania.
¿Por qué de allí?
Hay una formación idónea para ello, especialmente para la lectura coránica. También de Egipto, aunque en número más reducido.
Este Ramadán coincide con las fechas post elecciones generales y campaña electoral de las autonómicas, municipales y europeas. ¿Por qué [asuntos] va a rezar usted este Ramadán?
Voy a rezar como siempre, deseando paz y tranquilidad para todo el mundo, para los musulmanes y para todo el mundo.
Feliz Ramadán.