In memoriam del presidente de la Comisión Islámica de España

Madrid, 07/04/2020 - Fundación Pluralismo Y Convivencia

In memoriam,

Esta mañana hemos conocido la triste noticia del fallecimiento de D. Riay Tatary, Presidente de la Comisión Islámica de España y un querido amigo de esta Fundación.
Su fallecimiento no es sólo una pérdida para su familia y allegados, sino también para sus amigos y colaboradores más cercanos. A lo largo de su larga carrera al frente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary fue un incansable luchador por el reconocimiento y el respeto de los derechos de los musulmanes de España, que sin duda contribuyó a consolidar.

Con el precedente de la Unión Estudiantil Musulmana de España, y al amparo de la Ley 44/1967, de 28 de junio, reguladora el ejercicio del derecho civil a la libertad en materia religiosa, impulsó la Asociación Musulmana de España, entidad que lideró la solicitud de notorio arraigo reconocido por la Comisión Asesora de Libertad Religiosa a la confesión islámica en el año 1989. Fue fundador y presidente también de la Unión de Comunidades Islámicas de España, federación que, junto a la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, crearon la Comisión Islámica de España, entidad que finalmente firmó el Acuerdo de Cooperación del Estado español, aprobado por la Ley 26/1992, de 10 de noviembre.

Desde entonces jugó un papel principal en el desarrollo de la relación de los poderes públicos con la comunidad islámica. Fue miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa desde su creación en 1982, labor por la cual se le concedió en 1998 la Encomienda al Mérito Civil.

Desde 1992, Riay Tatary fue uno de los dos Secretarios Generales de la CIE y desde 2015 su Presidente sin abandonar sus responsabilidades al frente de la Unión de Comunidades Islámicas de España y como imam en la Mezquita Central de Madrid.

Ha sido una larga trayectoria plagada de éxitos y también de dificultades que supo sortear con la templanza y responsabilidad de la que siempre hizo gala.
Hombre afable de discreta sonrisa, mantuvo siempre una estrecha relación de colaboración con la Fundación Pluralismo y Convivencia, aconsejando y apoyando nuestros esfuerzos en favor del reconocimiento y acomodo de la pluralidad de creencias como elementos básicos para la convivencia democrática.

Hace pocas semanas que tuvimos nuestro último encuentro, y fue para hablar irónicamente del futuro, de los retos que teníamos por delante y de la labor que juntos tenemos que realizar. Fue una sesión de trabajo con motivo de la celebración del 15º Aniversario de la Fundación. Quien nos iba decir, Sr. Tatary, que, tras 15 años, esta sería la última vez que estrecharíamos nuestras manos, la última vez que escucharíamos sus palabras serenas.

Hoy a todo el equipo de la Fundación nos invade la tristeza. Descanse en Paz