Por la fraternidad religiosa en Extremadura

Badajoz, 16/05/2019 - islamedia

Queriendo responder con comunión y diálogo, en el deseo de fraternidad para el mundo, nos abrazamos el imán de la comunidad islámica de Badajoz y el Delegado episcopal para el diálogo interreligioso de la comunidad católica de Badajoz, deseando un mes de bondad y bendición para toda la comunidad islámica y un feliz tiempo pascual de resurrección para los católicos.

En estas fechas tan entrañables para la comunidad islámica en su mes de Ramadán y en el tiempo pascual de resurrección para los católicos, queremos unirnos y manifestar nuestra alegría y paz por el documento firmado por el Papa Francisco y el Gran Imán Ahmad al-Tayyeb y señalar aspectos importantes para nuestro diálogo interreligioso en Extremadura.

Comulgamos en cuestiones fundamentales, como que la fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano que debe sostener y amar. Por la fe religiosa, el creyente -musulmán y cristiano- está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo y ayudando a todas las personas, especialmente las más necesitadas y pobres. Por eso hemos de juntarnos en voluntad buena y leal, para trabajar juntos y educar a nuestros hijos en una cultura del respeto recíproco y de la ayuda mutua.

Sentimos que hemos de trabajar juntos para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz; intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente y poner fin a las guerras, a los conflictos, a la degradación ambiental y a la decadencia cultural y moral que el mundo vive actualmente. Somos conscientes de que el primer y más importante objetivo de las religiones es el de creer en Dios.

Nos preocupan del mismo modo las causas más importantes de la crisis del mundo como es una conciencia humana anestesiada y un alejamiento de los valores religiosos, además del predominio del individualismo y de las filosofías materialistas.

Creemos que, aunque hemos avanzado con un progreso de bienestar y cuidados, se está dando al mismo tiempo un deterioro de la ética. Todo eso contribuye a que se difunda una sensación general de frustración, de soledad y de desesperación, llevando a muchos a caer o en la vorágine del extremismo ateo o agnóstico, o bien en el fundamentalismo religioso, en el extremismo o en el integrismo ciego, llevando así a otras personas a ceder a formas de dependencia y de autodestrucción individual y colectiva.

Nos preocupa que se esté dando una Tercera Guerra Mundial 'a plazos', con la intolerancia y la exclusión mutua de extremismos de todo tipo.

Queriendo responder con comunión y diálogo, en el deseo de fraternidad para el mundo nos abrazamos el imán de la comunidad islámica de Badajoz y el Delegado episcopal para el diálogo interreligioso de la comunidad católica de Badajoz, deseando un mes de bondad y bendición para toda la comunidad islámica y un feliz tiempo pascual para los católicos.